Qué declaró el testigo clave del crimen del ingeniero en Palermo

0
3

Hizo su declaración testimonial el vecino de Palermo que denunció el hecho y permitió identificar al presunto asesino, el detenido Isaías José Suárez.

Qué declaró el testigo clave del crimen del ingeniero en Palermo

El testigo clave que se involucró llamando al 911 y a partir del cual se pudo identificar, detener y ahora procesar a Isaías José Suárez como el presunto autor del asesinato del ingeniero civil Mariano Barbieri, contó que presenció el ataque luego de oír «un grito de desesperación».

Sobre el hecho ocurrido el 30 de agosto último en los bosques del barrio porteño de Palermo, dijo que el asesino abordó a la víctima cuando estaba sentada con las piernas cruzadas y que en principio pensó que solo se había tratado del robo de un celular.

El testigo central de esta causa es un vecino de Palermo -su identidad se resguarda a pedido de la Justicia- que esa noche paseaba a su perro por la plaza Sicilia, ubicada en el cruce de las avenidas Del Libertador y Casares, y que a una distancia que calculó en «20 o 25 metros», vio toda la secuencia que culminó en el homicidio de Barbieri (42).

Declaración completa del testigo clave del crimen del ingeniero Mariano Barbieri

Al declarar primero ante la Policía de la Ciudad y luego ante la propia jueza de la causa, Yamile Susana Bernan, el hombre explicó que estaba «en el centro del parque» y «distraído usando el celular» cuando a eso de las 22.40 escuchó «un grito» y observó a «dos personas forcejeando, una como tirada en el piso y la otra a su lado, medio como en cuclillas».

Aclaró que ambas personas «estaban en un caminito como de ripio, de piedras color ladrillo» y recordó que «cuando forcejearon se levantó algo de polvo». En ese tramo, el hombre aportó un dato que no se conocía y que está relacionado a que Barbieri, al ser atacado, estaba sentado en el parque, probablemente contemplando la luna, algo que unos minutos antes le había anunciado que haría a una amiga con la que había intercambiado unos mensajes de WhatsApp.

«La víctima estaba en el piso, sentada con las piernas cruzadas y a su lado estaba el otro sujeto, como en cuclillas», describió el vecino. Aseguró que «poco después escuchó un segundo grito», pero remarcó que «el primer grito que escuchó fue el más fuerte, como de desesperación o dolor, por lo que creía que en ese momento apuñalaron a la víctima».

Alcanzó a ver que Barbieri «le sujetaba la muñeca al agresor como para defenderse» y que «mientras forcejeaban, ambos rodaron por el suelo, que después se separaron y que la víctima se levantó como sujetándose el pecho, y recién entonces pidió ayuda».

Según quedó plasmado en la testimonial, dijo que «la víctima y el atacante no llegaron a verlo porque él estaba parado en un lugar oscuro» y que habrá tardado entre 30 segundos y un minuto para hacer la llamada al 911 en la que reportó que había habido «una pelea y que un atacante golpeó a otra persona» y que el agresor había huido corriendo hacia Berro y Casares.

Es que el propio testigo aclaró ante la Justicia que «en el momento pensó que lo que presenció no había sido algo grave, por lo que se fue a dormir», que nunca vio un cuchillo y que «creyó que fue un robo de celular porque vio que el atacante se llevó un teléfono con la linterna o el flash prendido, y que recién al otro día se enteró de lo que pasó».

También relató que segundos después vio que Barbieri se levantó y se fue en dirección opuesta a su agresor, hacia la heladería «Cremolatti» de avenida Libertador y Lafinur.

El testigo dijo que «recordaba las características del atacante casi perfectamente» e hizo una pormenorizada descripción del asesino que luego le permitió a la División Homicidios de la Policía de la Ciudad encontrar en al menos 15 cámaras de seguridad imágenes del imputado Suárez (29) llegando y huyendo de la escena del crimen hacia el Barrio 31 de Retiro donde fue detenido el pasado 4 de septiembre.

Comentó que vestía «un pantalón azul, zapatillas deportivas, una campera tricolor azul, blanco y rojo con capucha roja, gorra» y que llevaba algo «como una campera blanca en el brazo izquierdo», «una mochila» y «una bufanda».

Dijo que el agresor «era de tez trigueña, cabello de color castaño oscuro corto, no al ras, de contextura flaca y muy ágil, porque salió corriendo muy rápido», al punto de que, según acotó, «él hacía running y no lo podría haber alcanzado».

También aclaró que le vio la cara «de perfil» y con «la gorra puesta» cuando el atacante, al huir, pasó corriendo debajo de una luminaria y que calculaba que de verlo así nuevamente, podría reconocerlo, algo que efectivamente luego hizo en la alcaidía de Tribunales cuando identificó a Suárez en rueda de presos.

Por último, le dijo a la jueza que la persona que la Policía de la Ciudad le exhibió en los videos y fotografías y que fue identificada en la causa como Suárez, «era efectivamente a quien vio el día del hecho atacando a la víctima».

Déjanos tu comentario