Inicio / CULTURA / Los Tipitos: La banda de rock ante el desafío de su primer disco de folclore

Los Tipitos: La banda de rock ante el desafío de su primer disco de folclore

Los Tipitos ahora es un trío y tiene el desafío de presentar su primer disco de folclore en 25 años de trayectoria.

En 1999 Los Tipitos ya habian grabado su primer disco padrinado por LEON GIECO ,y estaban buscando su propio público directamente en las calles, como lo hicieron desde sus orígenes. Villa Gesell se convirtió en una experiencia que marcó el camino del cuarteto marplatense. “Había gente de todo tipo. Desde niños a gente mayor. Hacíamos un espectáculo muy variado”, rememora Willy Piancioli, tecladista, compositor y vocalista de Los Tipitos. “Incluíamos canciones folclóricas y hacíamos hasta un tema de Green Day en versión chacarera. Desde esa época venímos con el folclore pero nunca supimos si éramos capaces de hacer un disco entero”, confiesa uno de los integrantes fundamentales del excuarteto, ahora devenido en trío. Raúl Ruffino (voz, guitarra) y Federico Bugallo (bajo) completan la formación. se llama el nuevo álbum de Los Tipitos.

De mi flor, se llama el nuevo álbum de Los Tipitos. Un disco cien por ciento folclórico con siete canciones nuevas del grupo y cuatro clásicos del género:

“Los hermanos”, “Canción para Doña Guillermina” (ambas de Atahualpa Yupanqui), la zamba “Mujer niña y amiga” de Robustiano Figueroa Reyes y la cueca “El encuentro” de Alberto Rodríguez y Rodolfo Álvarez. El grupo se rodeó de invitados como el Chaqueño Palavecino, Peteco Carabajal, Lito Vitale, Orozco-Barrientos, además del bonus track de “Campanas de la noche”, uno de sus grandes hits, versionado en rimo de saya junto a Juan Carlos Vasconcellos del grupo Los Huayra.

La producción artistica corrió por cuenta del experimentado Lucho González, guitarrista de la legendaria Chabuca Granda y del explosivo trío Vitale-Baraj-González, que derivó en un fenómeno instrumental de la MPA en los años ochenta. Bajo su guía la banda encontró este soundtrack telúrico que apela a la memoria emotiva del grupo y que estará presentando el 9 de julio en Magdalena, provincia de Buenos Aires; el 12 de julio en el Festival Soldario TriChaco y el sábado 3 de agosto en el Centro Cultural San Isidro.

“No teníamos el conocimiento profundo para grabar un disco. Con Lucho aprendimos cosas nuevas, ritmos nuevos, aunque venimos escuchando el género desde chicos. Incluso me llegué a comprar un bombo legüero pero Lucho decidió mandarme a tocar el piano para que todo sonara más acústico. Tocar con alguien que viene del palo como Lucho es otra cosa. Redondeó el disco y hasta hablamos de hacer un segundo disco sobre el género”.

El grupo tiene historia con el folclore. No es la primera vez que se acercan al género. Raúl Ruffino, el otro cantante y compositor de la banda ya había aportado al grupo “Chacarera de los naranjos” en el disco ¿Quién va a pagar todo esto? (1998) y “Corazón de litoral” en el disco Vintage (2001). “Recuerdo cuando a los 18 íbamos a laburar a comedores infantiles y hacíamos obras para chicos con música basada en los cuentos de Horacio Quiroga que tenían ritmos folclóricos. Siempre estuvimos vinculados al folclore. Raúl viene de esa escuela”, cuenta Willy.

Hace seis años la banda tenía la idea de armar el proyecto. Primero con clásicos, después apareció el impulso compositivo a partir de la lectura de un libro de Atahualpa Yupanqui. “Nos juntamos en la sala y salió una primer chacarera inspirados en la letra “Las cruces” de Atahualpa de un libro que heredé de mi vieja. Agarramos viola y bombo y nos pusimos a tocar. A partir de ahí se armó todo el repertorio. Hubo mucho intercambio por wasap, mandándonos melodías o sumando partes a las ideas del otro. Fue bien comunitario el trabajo. Después que teníamos una veintena de temas propios fuimos ensayando de a dos canciones y las fuimos grabando. Sin darnos cuenta en tres meses teníamos doce canciones”.

¿Pensaron que este disco lo pueden tocar en Cosquín?

-Esto fue una manera de reinventarnos. Cumplimos 25 años de grupo y teníamos ganas de tocar otras cosas. Discos como Armando Camaleón nos hizo ver la luz en todo el país. Canciones como “Brujería” y “Mil intentos” nos hizo una banda popular. Pero con De mi flor podemos tocar tanto en el Cosquín folclórico como en el Cosquín Rock, porque sonamos tan rockeros como folclóricos.

¿Cómo empezó a ser recibido el disco en el ámbito más folclórico?

-Creo que se rompieron ciertos prejuicios en el panorama de la música en general. El ámbito folclórico es otro planeta para nosotros y otro circuito de radios y de programas de televisión y está buenísimo llegar a esos lugares que antes no llegábamos con nuestra música. El otro día estábamos en “Argentinísima”, rodeados de ballets tradicionales y músicos del género y nos recibieron con mucha alegría. Tuvimos una bienvenida muy calida con este disco y se siente bien ese reconocimiento en la música popular. Quiere decir que hicimos las cosas bien y que hicimos nuestro aporte al género con estas canciones nuevas. No es poca cosa.

FUENTE: .lanacion.com.ar

Compruebe también

Según la Secretaría de Cultura de la Nación Fontanarrosa murió el año de su nacimiento

La Secretaría de Cultura de la Nación homenajeó hoy a Roberto Fontanarrosa, al cumplirse doce …

Alberto Pastoriza: “Le estamos quitando un montón de años a Río Grande para celebrar un decreto y no el nacimiento de su población”

En Radio Universidad (93.5), Carlos Alberto Pastoriza, ex convencional constituyente provincial y antiguo poblador, revivió …

Dejanos tu comentario